Manteca de Karité

Procede de África tropical y quiere proteger y suavizar tu piel además de dejarla hidratada.

El árbol del Karité crece principalmente en el África tropical. La Manteca de Karité se obtiene de la nuez de los frutos que produce este árbol.

La manteca de karité, utilizada ampliamente en cosmética natural, regenera las células de forma natural y tiene propiedades suavizantes en estrías, arrugas, además de proteger los labios gracias a su alto contenido en ácidos grasos. Es muy efectiva a la hora de hidratar la piel de tu rostro y cuerpo. Siendo ampliamente utilizada en leches corporales y cremas faciales, así como protectores solares, contribuye al cuidado de tu piel por su elevado contenido en vitamina F, esencial en las membranas celulares y garantizando la elasticidad de la piel.

La manteca de karité protege tu piel de agentes externos como el frío, el viento, el sol... recubriéndola de una película invisible que bloquea la pérdida de hidratación.