Aceite de oliva

Ha sido históricamente utilizada como hidratante y reparador de la piel, por ello no puede faltar en la cosmética natural.

Siendo históricamente usado como bálsamo, tonificante y reparador de la piel, el aceite de oliva se ha convertido recientemente en un ingrediente esencial en la cosmética natural. Por su alto contenido en polifenoles, disminuye el denominado estrés oxidativo, uno de los responsables del envejecimiento de la piel. Su alto contenido en ácido oleico lo hace indispensable para la salud, puesto que ayuda a equilibrar el peso y prevenir enfermedades coronarias o hepáticas, por ello hemos decidido incluirlo en nuestras fórmulas de cosmética natural.

El aceite de oliva es un facilitador del transporte y absorción de vitaminas liposolubles, que son aquellas que se pueden disolver en grasas y aceites, como la vitamina A, D, E y K. Además, favorece la absorción de minerales como el calcio, fósforo, magnesio y zinc para fortalecer el cabello y evitar su caída, así como mejorar la tonicidad y tersura de la piel.