Tu piel y tú

La piel es mucho más que un simple envoltorio. Es el órgano vivo más pesado del cuerpo humano capaz de protegerte de ataques externos físicos, químicos o microbianos a través de diversos mecanismos celulares e inmunológicos gracias a su impermeabilidad, resistencia y flexibilidad. No debes olvidar, que a pesar de todo, su espesor varía según la zona del cuerpo; en los párpados, sólo hay una separación de medio centímetro. La piel debe someterse a un cuidado delicado y respetuoso, por ello lo primero que necesitas es conocer tu tipo de piel.

Las necesidades de una piel grasa, serán completamente distintas a las de una piel seca. Sabiendo esto, puedes elegir sabiamente qué cosméticos naturales serán beneficiosos para mantener tu piel sana. La hidratación de la piel es vital en este proceso, y requiere de un cuidado diario hidratante que equilibre el nivel de agua en todas sus capas. Y recuerda que no sólo los factores internos, sino también los externos como la contaminación, el tabaco o el estrés, tienen efectos en la salud de tu piel.