Sin aceites minerales

Los aceites minerales son aceites muy frecuentes en cosmética. Se utilizan como base hidratante en muchas cremas, tanto las más baratas como las más caras. Se aplican de forma masiva porque es una materia prima muy barata.

Aparte de ser económicos, para la industria tienen la ventaja de una pureza que impide el crecimiento de bacterias y, además, mejoran el sentimiento de la crema mezclada sobre la piel por su textura fina y sedosa.

Son varios los perjuicios que se vinculas a estos aceites. Principalmente obstruye los poros, creando así una barrera que previene la evaporación de agua a través de la piel. Algunos estudios aseguran que el aceite mineral hace la piel más sensitiva a la luz y si es usado durante largo tiempo puede provocar que la piel pierda la capacidad de producir sus propios aceites naturales, que conforman la capa hidrolipídica de la piel y responsable de la salud de la misma. Por otra parte, bloquean la respiración de las células y extraen la humedad de la piel, sacándola a la superficie y dándole apariencia hidratada, pero al dejar de usar el producto, la piel está más reseca que antes y parece adicta a la sustancia.

Estos aceites están en la mayor parte de los bálsamos labiales en forma de Petrolatum y aunque aparentemente no sea nocivo, es la causa por la que muchas veces nuestros labios se agrieten con mayor frecuencia, si no seguimos usando ese bálsamo labial.

Los aceites minerales son derivados directos del petróleo, y en las fórmulas cosméticas se presentan con los siguientes nombres:

  • Mineral oil
  • Paraffinum
  • Paraffinum liquidum
  • Petrolatum

compuestos con las sílabas Paraffin-*, *Petroleum.

La industria de la cosmética natural prescinde de estos aceites en pro de aceites naturales como agentes hidratantes porque son seguros y afines para tu piel.

En Mussa Canaria prescindimos del uso de aceites minerales porque queremos ofrecerte productos de cosmética natural. Ten en cuenta que nuestra piel absorbe el 60% de las cremas y lociones que usamos sobre ella, a partir de ahí, estas sustancias quedan dentro de tu organismo. La piel responde a largo plazo ante sustancias tóxicas para nuestro organismo, es por ello que diversos perjuicios como el cáncer, irritaciones, psoriasis y úlceras, entre otros, aparecerán más tarde.

Es por eso que nuestras fórmulas cuentan con agentes hidratantes naturales como la manteca de karité, aceite de jojoba, glicerina, cera de abeja, manteca de cacao o aceite de oliva.